El último tren con coches 'convencionales'

Este fin de semana, circulará en España el último tren de viajeros con coches ‘convencionales’, el Intercity 620/621 que une País Vasco y Galicia, antes bajo el nombre comercial de ‘Arco Camino de Santiago’, ya que Renfe va a cambiar los de la serie 2000 que realizaban este servicio, al detectarse amianto, por material Talgo IV, .

Por material convencional, que ha sido utilizado desde los origenes del ferrocarril, entendemos los coches que se pueden agregar o segregar a un tren por medio de una simple maniobra que se puede hacer en la misma estación poco antes del inicio de su viaje.

A finales de los 1980, este operador ferroviario español tuvo en circulación el máximo número de coches de este tipo pero, a partir de ese momento, comenzó un declive que no tiene parangón en otras compañías europeas. Se da de baja, vende o desguaza material que a menudo tenía menos de 10 años de vida. En 1995 había 1203 coches en servicio y 409 apartados. Desde entonces el descenso de coches en servicio ha sido continuo: a principios del año 2000, quedaban sólo 468 coches en servicio y, en 2004, eran sólo 271.

Con la desaparición en diciembre de 2007 de los expresos nocturnos, la transformación del Surexpreso en Trenhotel en 2010 y la del Arco García Lorca en Alaris en 2011, los únicos trenes con material convencional que circulan fueron este Arco Camino de Santiago, el Diurno Iberia, el Estrella Costa Brava y, algunos días del año, el Estrella Picasso. Ahora solo quedaba este Arco, renombrado como Interccity, que desaparece y con él una forma de operar en el transporte ferroviario.