Minería y transporte de mineral en el levante almeriense

A finales de agosto se publicará bajo demanda ‘Minas, cables, ferrocarriles y embarque de minerales’ de Juan Antonio Soler y Andrew Debey, un libro en versión en español e inglés de gran formato con 485 ilustraciones y extensa documentación sobre la historia de la mineria y el transporte de mineral en la zona del levante almeriense entre 1840 y 1970.

Tras más de 10 años de investigación por parte de los autores en España, EEUU, Francia, Alemania o Noruega, esta obra hace un repaso de las explotaciones mineras y el transporte de mineral en los municipios almerienses de Bédar, Los Gallardos, Mojácar, Garrucha y Turre. Se analiza el ferrocarril minero de Bédar a Garrucha o el cable aéreo paralelo de la Compañía de Águilas. Además se incluyen todos los ramales asociados y la línea ferroviaria utilizada para la construcción del puerto de Garrucha. El libro trata también de las fundiciones y de las minas, tanto las subsidiarias de los medios de transporte antes mencionados como las de las minas de la zona de Sierra Cabrera.

Un cable aéreo de 16 km
Esta obra destaca el cable aéreo de la Compañía de Águilas, que fue el más grande de aquella época con 16 km de longuitud, el segundo cable más largo del mundo y el de más volumen de carga con una capacidad de 450 toneladas cada 10 horas. Por otra parte, la línea de ancho métrico de Bedar a Garrucha, que operó entre 1896 y 1930, contaba con 17,2 km de recorrido, junto con los 3,6 km de sus dos ramales. La línea fue inaugurada el 1 de enero de 1897 y permitió la construcción de otros sistemas de transporte adicionales para las minas ubicadas en su periferia.

Además de detallar los aspectos técnicos de cada sistema de producción o tansporte utilizados, se relatan aspectos humanos. Se detalla desde la dieta de los trabajadores hasta sus condiciones de vida, además de la evolución del sistema médico, huelgas, actos de sabotaje o los robos en las minas.

Los buenos resultados del cable de Águilas llevaron a la construcción de otros sistemas de transportes secundarios y, posteriormente, una línea ferroviaria que también conectaría Bédar con Garrucha y Mojácar, realizada la empresa minera de la competencia del de Águilas, la compañía Chávarri y Lecoq.

Una crisis minera agravada por el estallido de la Primera Guerra Mundial, provocó la fusión de la Compañía de Águilas con la Chávarri y Lecoq. En 1917, se tomó la decisión de combinar ambos servicios paralelos con la instalación de un nuevo cable aéreo mucho más corto, lo que supuso el desmantelamiento de una gran parte del gran cable. El crack del 1929 causó la paralización de las operaciones mineras y el desmantelanliento de cables y vía férrea.

La reactivación de la minería a principios de la década de los 1950 llevó a la reapertura de algunas de las minas de mineral de hierro de la sierra de Bédar y a la instalación de dos cables aéreos que se conectaron a través de carretera. Pero en 1972,la actividad minera se detuvo definitivamente.

La publicación de este libro se está realizando por medio de reservas en el correo juan.ant.soler@gmail.com para la versión en español o en andy-tank-1@hotmail.co.uk para la inglesa.

Deja una respuesta